«El hombre rebelde» es un ensayo filosófico escrito por Albert Camus y publicado en 1951. En esta obra, Camus explora la noción de rebelión y analiza las diferentes formas de resistencia y revuelta en la historia humana.

En «El hombre rebelde», Camus examina el concepto de rebelión desde una perspectiva ética y política. Argumenta que la rebelión es una respuesta natural ante la injusticia y la opresión, pero también advierte sobre los peligros de la violencia revolucionaria y el extremismo.

Camus critica tanto al totalitarismo como a las ideologías utópicas que justifican la violencia en nombre de un supuesto bien común. Plantea que el verdadero acto de rebelión radica en mantener la integridad moral y la humanidad en medio de la adversidad, en oponerse a las injusticias sin caer en la violencia y la destrucción.

A lo largo del libro, Camus analiza figuras históricas como Prometeo, Sócrates, Dostoievski y Nietzsche, y examina su relación con la rebelión. Explora la tensión entre la libertad individual y la responsabilidad colectiva, y destaca la importancia de la solidaridad y la empatía en la búsqueda de un cambio social significativo.

Más Obras de Albert Camus