«El extranjero» cuenta la historia de Meursault, un personaje aparentemente indiferente y desconectado emocionalmente. La novela comienza con la muerte de la madre de Meursault y sigue su vida cotidiana, mostrando cómo él se enfrenta a diferentes situaciones. Camus utiliza un estilo de escritura sencillo pero profundo para transmitir los sentimientos de apatía y extrañeza que experimenta Meursault ante el mundo que lo rodea.

Uno de los temas principales del libro es la alienación del individuo en la sociedad. Meursault se siente desconectado de las normas y convenciones sociales, lo que lo lleva a ser percibido como un extranjero, alguien ajeno a su entorno. A través de su personaje, Camus nos invita a cuestionar las estructuras sociales y a reflexionar sobre la autenticidad y la libertad individual.

La narrativa de Camus también explora el concepto de la absurdidad de la vida. Meursault enfrenta una serie de eventos inexplicables y absurdos, desde la muerte de su madre hasta un asesinato cometido sin razón aparente. A medida que la historia avanza, nos damos cuenta de que la vida no siempre tiene un significado claro y que a menudo estamos sujetos a circunstancias que escapan a nuestro control.

Aunque el libro puede parecer sombrío, también nos ofrece una oportunidad para examinar nuestra propia existencia y encontrar sentido en medio de la absurda realidad. Camus nos insta a aceptar la condición humana con todas sus contradicciones y a vivir plenamente a pesar de la falta de un propósito trascendental.